Manejadoras y Cajas de Volumen Variable

 

Un climatizador, también llamado unidad manejadora de aire (UMA) o Unidad de tratamiento del aire (UTA, en la normativa española) es capaz de tratar los tres parámetros elementales de la calidad del climatizado que se resumen en: renovación y limpieza del aire (bajo contenido de partículas, polvo, en suspensión), control de la temperatura (tanto en verano como en invierno) y de la humedad relativa adecuadas. Su objetivo es suministrar un caudal de aire tratado o acondicionado para ser distribuido por una red de conductos a los espacios habitados.

 

Las Cajas de Volumen Variable o La caja VAV tradicional contiene varias partes que son necesarias para su funcionamiento. La carcasa es la caja exterior, generalmente hecha de acero galvanizado de calibre 22. La entrada es la conexión con el conducto procedente de la unidad de tratamiento de aire. La salida es la conexión con el conducto que va a la zona. En el interior está el amortiguador, o la puerta de metal que se abre o se cierra para controlar la cantidad de flujo de aire necesario. El amortiguador es controlado automáticamente por un motor, que está controlado por el termostato. Un termostato está colocado en la zona de la VAV, para detectar la temperatura actual e instruir a la VAV para abrirse o cerrarse. Esto controla la cantidad de aire acondicionado entra en la zona.